Destacada

RELATOS CORTOS: La noche del embrujo, por Maria Florinda Loreto Yoris.

Alana y yo nos conocimos hace diez años y aún no he podido olvidarla. Nos vimos por primera vez el 31 de octubre, cuando yo tenía 21 años y ella apenas 19.

Era hermosa, bella diría yo. Su piel nacarada y el ámbar de sus ojos almendrados me cautivaron. Como un par de luceros, parecían lanzar destellos en medio de la noche. Su melena de ébano, ligeramente ondulada, caía en capas cubriéndole toda la espalda. Su aire intelectual, sus ademanes de chica culta y su actitud despreocupada encendieron inmediatamente mi curiosidad. Bien podía estarme mintiendo que de todas formas yo ya había caído en su red.

En aquella época yo estaba solo, había tenido dos o tres relaciones intrascendentes y mis compinches de la universidad me invitaron a una fiesta que otra compañera nuestra celebraría en su casa, con motivo de la noche de brujas. Al principio me resistí porque confieso que prefería quedarme en casa entregado a los videojuegos. Sin embargo, me dejé convencer y asistí, sin imaginarme que esa velada, prácticamente, me cambiaría la vida para siempre.

A pesar de ser un noctámbulo y romántico empedernido, la luna llena no tuvo un significado pleno para mí hasta aquella noche en la que conocí a Alana. Puedo reproducir en mi mente aquel instante mágico como si hubiese ocurrido ayer.

Desde afuera podía escucharse el bullicio. Yo había quedado con mis amigos en que permanecería en la fiesta a lo sumo dos horas y que si me aburría me devolvería inmediatamente a casa. Ellos accedieron sin problema y me garantizaron el regreso.

La puerta de la casa estaba abierta y uno de los invitados nos condujo hasta la terraza donde se encontraban todos reunidos. Se podían ver grupitos dispersos y la bulla era tal que era necesario hablarse casi al oído. Eso me convino.

Después de las presentaciones de rigor, mis ojos, como radares, detectaron a Alana al fondo de la terraza. La noche estaba despejada y la luna llena podía apreciarse en todo su esplendor. Su luz blanquecina bañaba el lugar y avivaba el magnetismo de aquel ser que acababa de impactar mis sentidos. Estaba parada al pie de la jardinera, justo al lado del farol. No pude esperar a que alguien nos presentara, me acerqué inmediatamente a buscar conversación y, de ahí en adelante, perdí la noción del tiempo.

La conversación se prolongó durante toda la madrugada y tuve la impresión de haber entrado en una dimensión atemporal. Escuchaba la música al fondo como algo muy lejano, yo estaba completamente embriagado sin haber bebido siquiera una gota de alcohol. Hablamos de todo un poco, dentro de la normalidad de lo que podría interesarle a un par de veinteañeros que estaban tratando de impresionarse el uno al otro, pero lo que me tenía hipnotizado era el halo de misterio que envolvía a Alana.

Al cabo de dos o tres horas de charla ininterrumpida, si bien todo marchaba viento en popa, al menos eso me hacía creer ella, no sé por qué tuve el pálpito de que algo muy íntimo le impediría a Alana, de por vida, mantener una relación estable con un hombre. Pero para mí ya era tarde para retroceder en mi intención de conquistarla.

Sin darnos cuenta, la luz del día llegó. Cuando los primeros rayos del sol comenzaron a darnos en el rostro, noté algo de lo que no me había percatado durante la noche y que me erizó hasta el cuero cabelludo.

Al mirar a Alana fijamente a los ojos, me di cuenta de que en el centro de cada uno de ellos bailaban unos diminutos haces de luz rojiza, como si fueran pequeñas brasas. Su piel lucía translúcida y su sonrisa empezó a ser más discreta, como queriendo ocultar su dentadura. La sorpresa me embargó pero no me atreví a juzgarla. A los 21 años yo sólo sabía que me había enamorado y que, aunque no volviera a verla jamás en mi vida, esa noche quedaría para siempre en mi memoria. Por eso la besé.

Después de conocer a Alana, me quedó la certeza de que nunca puedes saber del todo si con quien hablas es un ser de este mundo. Los entes provenientes de otras dimensiones tienen en común que parecen reales, hablan como humanos y actúan como nosotros, así que para reconocerles hace falta prestar atención a detalles que suelen pasar desapercibidos. Al final, y aún en medio de la inmadurez propia de mi juventud, yo tuve razón en que algo muy íntimo le impediría a mi amada tener una relación estable con un hombre. No me equivoqué: no supe más de ella ni tampoco pude olvidarla.

Desde entonces, cada plenilunio elevo mis ojos al cielo con la esperanza de revivir aquella velada mágica, y no sé si será producto de mis ansias pero siempre me parece ver a Alana cruzar el firmamento, como para insistirme en que sólo deseaba ser amada y pedirme perdón por su más grande mentira, por haberme hecho creer que era humana y que nuestro amor cristalizaría.

Ella sólo quería sentirse amada y yo la amé desde el primer instante de aquella noche de embrujo en la que quise hacerla mía.

Este relato forma parte de la Antología Media naranja Medio limón, disponible en https://hojaenblancotaller.blogspot.com/?fbclid=IwAR1EeKFQfbVsRublsjCZAQ5meYhLTvpfZmnPT1ZQ7ZpVt5ApwAKBzARMX0I

Maria Florinda Loreto Yoris

http://www.elsellodelescritor.wordpress.com

Facebook: Maria Florinda Loreto Yoris Escritora

Twitter: @mariafloreto

Instagram: @mariafloreto

Destacada

CREADORES DE LETRAS EMERGENTES: Una iniciativa para promover nuevos talentos.

CREADORES DE LETRAS EMERGENTES es una iniciativa impulsada por el escritor Cleider Araujo Alarcón, con la finalidad de promover las letras y las artes en general, a nivel nacional e internacional. Nuestro objetivo principal es ofrecer un espacio idóneo para apoyar y formar a nuevos talentos en el área de la literatura, la danza, las artes plásticas, las artes escénicas y la música.

Nuestras actividades están orientadas a dictar talleres de redacción, lectura y creación literaria, para apoyar y guiar a nuevos talentos. Estamos abriendo las puertas a nuevos locutores, lectores, escritores, actores, narradores, artistas gráficos, cantantes, productores y músicos, quienes serán orientados, en pro de convertirlos en los artistas del mañana. En este espacio, contaremos con la participación de cultores, quienes serán facilitadores en el aprendizaje de las diversas áreas.

Contamos con una página y un grupo en Facebook, bajo el nombre de “Creadores de Letras Emergentes”, Tenemos nuestra cuenta en Instagram: @cle_academia y puedes escucharnos a través de cler.radio12345.com “Creadores de Letras Emergentes Radio” Un streaming de radio cultural, donde exponemos la literatura de una manera diferente y atractiva. Para aquellos a quienes les gusta disfrutar de la literatura en audio, las narraciones son interpretadas por diferentes narradores y cuenta cuentos. También son musicalizadas por el maestro de la producción y postproducción, Luis Ramírez. A todas las personas que son amantes de la lectura, les recomendamos seguir este proyecto venezolano que viene conquistando a un gran grupo de lectores en Venezuela, Latinoamérica y Europa.

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Javier Canito

Javier Canito Barroso es escritor y nació en Valladolid en 1973. Al poco tiempo se trasladó a la capital extremeña, Mérida, donde estudió programación y se estableció. Casado y con dos hijos, lleva un negocio junto a su esposa. Su afición ha sido desde siempre la lectura, y su verdadera vocación, la escritura.

Escribía solo para él hasta que tomó la decisión de lanzarse y mandar uno de sus relatos a un concurso literario, ver cómo era seleccionado y publicado, fue lo que le motivó a continuar presentándose a ellos.

Ha realizado diversos cursos de escritura terminando con un Máster de Escritura y narración creativa que le han ayudado a verse como autor entre las páginas de distintas editoriales.

Hasta la fecha le han publicado catorce relatos: Con La poda obtiene el galardón de Mención de Honor en un CERTAMEN DE TERROR Y SUSPENSE, y con El Camafeo queda finalista en el PREMIO DE RELATOS CORTOS APDPE, con nombres formando el jurado como el del director de cine José Luis Garci, o el de la reportera de “Espejo Público” Silvia Ana González Pérez, entre otros. Hedor, Mar tranquilo, En blanco, ¡Viajeros al tren!, Eclipse rojo, y El emperador, son publicados en diversos libros de antologías y por distintas editoriales.

Con Atrapado se convierte en uno de los dos únicos españoles que publica la editorial Dunken de Argentina, para uno de sus libros de relatos, Trapecistas sin red. El último y uno de los más extensos, El corredor, forma parte de un libro de relatos que lleva por título: 34 píldoras narrativas contra el aburrimiento, donde la familia del fallecido autor, Manuel V. Segarra, cede uno de sus relatos inéditos.

A finales del 2019 una editorial se pone en contacto con él para que escriba un relato que forme parte de un libro de antología que la editorial publica en el 2021. Para ella escribió El relojero de River Stone.

También colabora con una asociación donde un grupo de escritores que se encargó de buscar la asociación, aportan sus relatos para ayudar a niños que necesitan un refuerzo económico para luchar contra sus enfermedades y que se les cede los beneficios obtenidos de las ventas de libros. En ellos le han publicado Boquerón y Héroe. Por último, la revista digital Liinzu publica en uno de sus números el relato de ¡NO!

Además, algunos de sus relatos han sido solicitados para mostrarlos en cursos de escritura narrativa, y otros oídos en canales de radio de Latinoamérica. Su última colaboración ha sido como jurado en un concurso de relatos cortos en el que disfrutó y sufrió a partes iguales.

En 2019, Expediente VK-981 se convierte en la primera obra que decide publicar; una serie de cinco relatos con un nexo común y del que se siente muy orgulloso por su buena acogida, y ser entrevistado por una revista digital y en diferentes medios de difusión. Al año siguiente publica en una edición ilustrada ¡Acción! Escenas escalofriantes; veintiocho relatos que compartió durante el 2019 en sus redes sociales y en el que incluye los publicados por diversas editoriales junto a dos inéditos.

Ahora publica Paulo. Historia de un espurio. Aunque sea su tercer libro en ver la luz, comenzó a trabajar en él en el 2016. Tuvieron que pasar cuatro años para terminarlo.

Actualmente trabaja en un thriller policiaco que compagina con los relatos cortos que sigue compartiendo en su red social de Instagram, @relatos_de_un_escritor. No descarta publicar un segundo volumen de ¡Acción! con ellos.

Cuéntanos, Javier ¿Recuerdas el primer libro que leíste?

El primero que leí, no, pero el que provocó que siempre tuviese un libro entre mis manos, fue “It”, de Stephen King. ¿Te lo regalaron? No, era de mi hermana. ¿Qué sucedió? Como decía anteriormente, hizo que antes de terminar el que estoy leyendo, piense cuál será el próximo. Cuéntanos tu experiencia. Mi hermana llevaba recomendándomelo hacía tiempo. Yo tendría unos quince años y las películas te terror me daban pánico. Al ser una obra de Stephen King, me negaba a leerla. Recuerdo que mi hermana me dijo: “Voy a comenzar a leértelo yo, si te engancha la historia, la continúas tú. Me devoré sus mil quinientas páginas.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste?

Aunque le parezca extraño a mis lectores, fue una historia romántica. Háblanos de lo que sucedió. La escribí con diecinueve años y me llegué a creer, como supongo cualquier joven que quiere ser escritor y termina su primera obra a tan temprana edad, que era la mejor historia del mundo.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?  

“Los pilares de la tierra” de Ken Follett. La leí hace muchos años y aún no he leído nada que la supere.

¿Quién es tu escritor favorito?

Stephen King, Juan Gómez Jurado, John Grisham, son autores con libros publicados que he disfrutado leyéndolos.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

Como leo tanto terror y novela policíaca, no es que me hubiese gustado estar en la piel de ninguno de ellos. No, en serio, jamás me he parado a pensar si me gustaría ser uno de ellos. Leo y disfruto de la historia, nada más.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Estar en silencio. Puedo escribir en cualquier lugar, pero sin ruido.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

Escribo en cualquier sitio. Utilizo mucho el móvil para hacerlo, así no se me escapa ninguna idea, pero cuando estoy en casa el salón es mi lugar preferido.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir?

Prefiero las noches. ¿Por qué? Es cuando estoy solo y nadie me molesta.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Podría decir que Stephen King porque domina el género que me gusta escribir, pero siempre he intentado buscar mi propia voz y estilo.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Leo de todo menos fantasía y erótica. Son dos géneros que respeto pero que nunca he disfrutado. Entre lo que más leo, destaco el terror y el thriller policíaco.

¿Qué estás leyendo ahora?

El segundo volumen de una trilogía policíaca y el último libro de relatos de mi compañera Natalia Carnales.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

Como sabéis acabo de publicar una novela histórica que transcurre en época romana, y la primera fue de ciencia ficción. Ahora estoy con un thriller policíaco con el que estoy disfrutando mucho. Aquí soy más como me conocen mis lectores.

¿Libro físico o digital?

Papel por supuesto. ¿Por qué? Porque el digital no me deja ese olor tan característico que tiene el papel y que tanto me gusta.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Intentar hacerse un hueco para ser leído entre tanto escritor con una editorial a sus espaldas que le proporcione la publicidad necesaria.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

Nada. Siempre habrá historias buenas y no tan buenas. Si tuviese que destacar algo

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

Nada.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritor?

Ahora mismo nada. Cuando abrí la cuenta de Instagram y subí los tres primeros relatos, jamás pensé que fueran a leerlo más de dos personas. La sorpresa vino enseguida y con mis lectores ahora mismo lo tengo todo. Si tiene algo más que venir, vendrá a su debido tiempo. No tengo prisa porque disfruto escribiendo y es lo único en lo que pienso. Puedo decir que, para lo que tenía en mente en este difícil mundo, estoy orgulloso del currículum como escritor que tengo.

¿Qué piensas que te favorece como escritor?

La suerte que he tenido con mis lectores. Ellos me han dado la fuerza que necesitaba para creerme que soy escritor.

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

Que nunca lean por leer. Que no pidan por pedir ejemplares gratis a los escritores solo por el hecho de tener un libro más en sus estanterías. Hay un trabajo duro detrás puesto en cada uno de ellos. Que elijan bien si es su tipo de género y la sinopsis les atraen. Es la única manera de poder hacer una reseña que sea justa.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

A través de mi cuenta de Instagram @relatos_de_un_escritor o bien por correo electrónico javierc.escritor@gmail.com

PAULO. HISTORIA DE UN ESPURIO.

EXPEDIENTE VK-981

Muchas gracias por participar.

RELATOS CORTOS: El Volkswagen de Ernesto, por Maria Florinda Loreto Yoris.

Allí estaba otra vez aquel rebullicio y ese ruido infernal que todos los días se escuchaba frente a la que, en otros tiempos, fuera la casa de las Rivero.

Como ya era costumbre, cada martes después de las dos, yo regresaba a casa dispuesta a comer como un león. Ese era el día que salía más tarde de la universidad y apenas pisaba mi urbanización sentía que estaba a punto de ver a Dios.

Venía apresurada porque, por la hora y el hambre, sentía que no alcanzaba a llegar para calmar los brincos que me daba el estómago. Al cruzar la primera esquina, ya podía ver que había gente en la entrada del Centro de Tae Kwon Do y cuando puse el pie en la acera, justo a mitad de la cuadra, se destapó una bullaranga y un corre-corre que no se entendía.

En el momento no supe qué hacer, ya estaba lejos de la avenida principal como para devolverme, y seguir hacia mi casa implicaba atravesar el lugar donde estaba ocurriendo el incidente. Todos los días solía haber mucho movimiento y ruido en la Escuela de Artes Marciales, pero esa tarde estaba pasando algo más y era grave.

En medio de la confusión del momento, lo único que se me ocurrió fue desacelerar el paso. Aunque todavía estaba a cierta distancia del Centro de Tae Kwon Do, pude ver que había dos autos estacionados en la entrada de la casa. Uno era el Volkswagen gris del señor Ernesto, abierto de par en par, mientras él le probaba el motor como todas las tardes. El otro no supe qué marca era, pero en ese instante lo iban a atracar.

Del abasto de la esquina de mi casa salieron tres personas que cruzaron la calle en diagonal. Un hombre de mediana edad y armado iba en dirección a los muchachos que pretendían asaltar a los dueños del carro. Eran cinco criaturas que no tenían más de doce o trece años. Se armó la gritería y, antes de que yo pudiera espabilar ¡la banda empezó a correr justo hacia donde yo me encontraba!

No tenía dónde meterme y cuando vi a los malandrines corriendo hacia mí me quedé petrificada. El líder fue el que le pasó el arma al más pequeño y lo único que le gritaba era “¡Dispara, dispara!”.

Se escucharon tres detonaciones y vi tres chispazos anaranjados en el aire, pero antes de que en su carrera desaforada se dieran cuenta de que yo estaba en la vía, de la nada apareció el Volkswagen del señor Ernesto. Me tiré al suelo y, gracias a la cortina que hizo el carro, los malandros no me vieron.

Me quedé cerca de diez minutos en el piso pasando el susto y levanté la mirada para asegurarme de que el peligro ya había pasado. Ni la banda ni el Volkswagen andaban ya por todo eso, así que me paré del suelo y emprendí de nuevo el camino hacia mi casa.

Al llegar, todos me preguntaron qué me había pasado porque la expresión del rostro me delataba. Ninguno de mis familiares había oído nada. Al terminar de contarles mi aventura, justo en la esquina de la casa, escuché un estruendo inconfundible y corrí al balcón para asomarme.

Por ahí iba una vez más, a toda velocidad y con aquel ruido tan característico, el Volkswagen gris de mis tormentos. El señor Rivero, con su típica guayabera blanca, su cabello engominado y el cigarrillo de rigor entre los labios, se me había vuelto a escapar por todo el frente de mi casa, antes de que yo pudiera llamarlo ¡y darle las gracias, por supuesto!

Pasó mucho tiempo antes de que yo dejara de escuchar aquel motor que hacía tanto estruendo. Al señor Ernesto lo estuve viendo a diario en la esquina de mi casa, en la entrada de la que una vez fue la suya, hasta el día en que me encontré nuevamente a las Rivero y me dijeron que hacía más de diez años que su padre había muerto.

Maria Florinda Loreto Yoris

Del libro MEDIUM, Historia de un corazón sensible.

https://www.smashwords.com/books/view/1079371

Blog de autor: elsellodelescritor.wordpress.com

Facebook: Maria Florinda Loreto Yoris Escritora

Twitter: @mariafloreto

Instagram: @mariafloreto

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Maria Florinda Loreto Yoris – Escritora venezolana.

María Florinda Loreto Yoris es escritora, nacida en Caracas, Venezuela, el 24 de mayo de 1969. Publicista de profesión, comunicadora por vocación. Amante de la lectura y la escritura, durante 20 años se dedicó al estudio de diversos temas relacionados con el Ocultismo y el Misticismo. Posee una amplia experiencia personal en dichos campos, lo cual le permite abordarlos con naturalidad y conocimiento de causa. 

Autora de “Autosanación por medio de la Astrología y las Flores de Bach” (Júpiter Editores 2001), se estrenó en la escritura de relatos con “Revelación de medianoche” en la obra “MEDIUM, historia de un corazón sensible”, en coautoría con Salvador de Ávila, y su más reciente trabajo es la novela corta titulada “El oscuro caso de Puerto Escondido.”

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

El primer libro que leí fue “Corazón”, de Edmundo De Amicis me lo regaló una de mis tías abuelas cuando tenía alrededor de diez años. En esa misma época léi “El diario de Ana María”, de Michel Quoist. En el colegio nos asignaron una novela para evaluar nuestra comprensión lectora,  le pedí permiso a la maestra para leer “El diario de Ana María” en lugar de la que tenía que leer el grupo y ella me lo permitió. Ambos libros los recuerdo con mucho cariño.

Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste?

En primaria recuerdo que, con motivo del aniversario de Caracas, escribí una composición en la que narré una anécdota que me había contado mi mamá. Conté que el día del terremoto de Caracas, en 1967, mis padres habían asistido a una boda en Calabozo, Edo. Guárico. Mi mamá se sintió mareada, pero pensaron que era porque estaba embarazada de mi hermano. Lo que recuerdo es que hubo una confusión durante la ceremonia y resultó ser que una vaca había entrado a la iglesia (risas). Cuando entré en la adolescencia me acostumbré a escribir porque llevaba un diario, la verdad es que escribí muchos. Además, cuando me enamoré empecé a escribir prosa poética.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

El libro que siempre recuerdo por el impacto que me generó fue “El asesinato de Roger Ackroyd”, de Ágatha Christie. El desenlace inesperado me dejó de una pieza y de ahí en adelante comencé a leer a Ágatha.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Estoy en un momento de mi vida en el que siento que tengo que leer mucho, a clásicos y a nuevos escritores, para poder evaluar mi identificación con ellos desde mi madurez actual. Sin embargo, me siento en la obligación de mencionar a Teresa De La Parra, Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Rómulo Gallegos. Y me estoy quedando corta.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

Dorothy, en el Mago de Oz.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Es difícil verse uno mismo las manías, no sabría decir si tengo alguna. La verdad es que si algo me caracteriza es que no sigo ningún tipo de rutina. Pero… me ocurren cosas singulares si estoy muy concentrada, y eso solo me pasa si me compenetro con la historia, más bien con el escritor diría yo.

¿Por ejemplo? Con Carlos Ruíz Zafón siento muchas ganas de fumar ¡y yo no fumo!. Leyendo a Balzac no puedo dormir y escribo sin pausa, sobre cosas que nada tienen que ver con la trama de la novela en cuestión. Verne me produce una terrible ansiedad por comer dulce, y así me va pasando con todos. Con Ágatha Christie me da por organizar fichas de personajes y pienso en términos de armar un puzzle. De hecho, hice una “caja mágica” que por dentro está separada por tramos y éstos contienen las “piezas combinables”. ¡Les acabo de revelar un secreto muy útil y divertidísimo! Quizás por eso no tengo manías, ya tengo suficiente con las de ellos… (risas)

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

La verdad es que leo y escribo donde me provoque, pero mi estudio tiene algo peculiar que me hace agradable ambas actividades. A veces voy a una pastelería que queda cerca de mi casa y me llevo mis implementos de escritura, solo por si se me ocurre algo mientras estoy observando el entorno. De esas salidas fue que surgió mi relato “El portento”.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir? ¿Por qué?

No tengo una hora específica porque tiendo a hacer las cosas siguiendo mi ánimo. Sin embargo, reconozco que para leer prefiero la tarde y para escribir siento que soy más productiva por la mañana. De hecho, las mejores horas para mí son las de la madrugada, pero habiendo ya dormido.

No tengo ningún problema en dormirme a las siete de la noche para levantarme a las dos de la mañana, Soy extraordinariamente productiva mientras el resto duerme.  No lo hago a diario porque no me he decidido a desarrollar el hábito, pero si lo hiciera podría trabajar un promedio de siete horas seguidas e irme a hacer ejercicio como si nada, para luego regresar a ocuparme de lo que haga falta.

Creo que lo más difícil no es encontrarse a sí mismo (que ya es mucho decir), sino pretender vivir con alguien que ya lo hizo y… que su horario sea opuesto al tuyo. ¿Cuándo se encuentran? Creo que eso da para una novela.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Me falta mucho por aprender porque vengo de la no ficción y tenía problemas para describir, pero García Márquez ha resultado ser un gran maestro.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Me fascina el suspenso y me encanta el misterio. Otra parte de mí delira con la fantasía.

¿Qué estás leyendo ahora?

Tengo una larga lista de novelas por leer, pero en este momento estoy leyendo “Rebelde” de Sonia Pericich. A los nuevos escritores hay que apoyarlos y considero que los primeros que debemos darnos la oportunidad somos nosotros los escritores independientes. Sonia es mi “Libro Gordo de Petete”, siempre le pregunto y siempre sabe. Son amistades que vale la pena cultivar y apoyar.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

En este momento estoy dejando en orden todo lo que tiene que ver con mi blog, la sección de marketing de escritores en mi fan page de Facebook y todo lo referente a mi perfil de autora, para proceder a escribir  la continuación de “El oscuro caso de Puerto Escondido”, la novela corta que publiqué en julio de 2021. Esta vez pretendo respetar más las reglas, pero no estoy segura de cumplirlas (risas).

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Me he ido acostumbrando poco a poco al libro digital por las exigencias del día a día, pero no cambio por nada las sensaciones que ofrece el libro físico. Yo disfruto el olor a libro al punto que, si me siento decaída, me basta con entrar a una librería, a una biblioteca, o acercarme a una estantería para recargarme de energía.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Pienso que el escritor del siglo XXI juega el mismo papel que ha ejercido en todas las épocas: transmitir un mensaje. Por más que el objetivo sea entretener, para mí el escritor tiene un mensaje que dar y lo distinto es la manera en que lo hace.

El inconsciente colectivo al que hay que llegar, para impactar a un lector, es el mismo para todos. Es ese lenguaje del inconsciente lo que nosotros como escritores debemos conocer, dominar y utilizar para calar en la memoria emocional de los lectores. Para eso tenemos que aprender a usar los gatillos mentales.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

Lo que nos diferenciará siempre: la época en la que hemos escrito y la sociedad en la que nos hemos desenvuelto.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

Durante mucho tiempo pensé que mi vida habría podido ser menos trágica y menos llena de ausencias, pero la seguridad que tengo ahora es producto precisamente de todas esas experiencias. En tal caso, habría preferido tener más carácter para defender lo que yo sentía. De todas formas ya todo pasó y el momento para demostrar de qué estamos hechos es éste, el presente. A mí también me dijeron que si me dedicaba a la literatura me condenaría a ser docente o a morirme de hambre, que al final era casi lo mismo. Esa fue la razón por la que estudié Publicidad, en vez de Letras que era lo que yo realmente quería. Sin embargo, al final ser Publicista me ha servido. En otra época y con otras herramientas, pero el conocimiento no se pierde y se aprovecha. Por eso estoy haciendo todo lo que hago ahora.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritora?

¡Uffff! Como escritora tengo mucho que experimentar. Tengo que descubrirme, explorar géneros para saber en cuál me siento más cómoda y en cuál puedo ofrecer más a los lectores.

¿Qué piensas que te favorece como escritora?

La curiosidad, mi imperioso deseo constante de aprender y mi facilidad de palabra.

¿Qué mensaje les darías a los lectores?

Que continúen leyendo y que sean selectivos pero que, si bien es necesario conocer los clásicos, es tiempo de comenzar a apoyar a las nuevas generaciones de escritores. Hoy en día la tecnología nos brinda la oportunidad de acceder a los autores de una manera como no la hubo en otros tiempos.

A los escritores les digo que salgan de su caparazón y se involucren de una vez por todas con todo lo que está esperándonos allá afuera para enriquecer lo que tenemos que decir. Estamos en la era de la comunicación y nunca antes fue tan necesario como ahora aprender a comunicarnos de manera efectiva.

Las herramientas están, sólo tenemos que aprender a usarlas y sacarles el máximo provecho. Yo estoy trabajando para lograrlo y en mi propósito incluyo a mis compañeros.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

Facebook: https://www.facebook.com/mariaflorindaloretoyoris

Twitter:  @mariafloreto

Instagram: @mariafloreto

Blog de escritura: http://www.elsellodelescritor.wordpress.com

Link a mi perfil de autora en Smashwords:

https://www.smashwords.com/profile/view/mariafloretoyoris

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Natalia Carnales

Háblanos de ti, Natalia.

Mi nombre es Natalia Carnales y me encanta escribir, especialmente terror y suspenso. Vivo en Asturias, España junto a mi familia y mis dos gatos, Noa y King.

Amante del café y la literatura, soy sobre todo una lectora empedernida. Entre mis escritores favoritos, están John Saul, Stephen King y Bram Stoker ¡Grandes maestros del terror! Aún así, leo géneros variados. 

Mi actividad como escritora se ha desarrollado en la narrativa breve, publicando muchos de ellos en antologías como Diversidad Literaria o Letras con Arte, donde mi relato Noche sin luna (2018) consiguió el título de tercer finalista.

También publiqué mi cuento Nochevieja (2020) en la antología Relatos de año nuevo muerto. Recibí el primer premio en el concurso Relatos legendarios de la Editorial Ciudad Gótica y Diario Tinta Nova de Argentinacon mi relato Luna llena (2021). 

Además he realizado varias contribuciones con radio Panam, México, en su programa Antología Literaria, colaboraciones en radio Creadores Emergentes de Venezuela y audios relatos enIvoox a cargo del locutor Antonio Soto Patiño. Todos ellos los podéis leer en mi blog.

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

Me encanta leer desde muy pequeña, es una actividad que en mi familia siempre se fomentó incentivándonos de muchas maneras. Por ello cuando me hacen esta pregunta siempre respondo lo mismo, es imposible que recuerde el primer libro. Ahora, si puedo decir que una novela que me gustó mucho siendo muy joven fue “La casa de los espíritus” de Isabel Allende. La encontré por casualidad en la estantería de mi padre. La leí con apenas doce años y fue durante mucho tiempo mi libro preferido.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste? Háblanos de lo que sucedió.

Escribo hace relativamente poco, siempre fui una lectora voraz, pero el impulso por comenzar a escribir me llegó apenas hace tres años y medio. La primera historia fue “Nasha”, que hoy en día es el principal relato de mi libro “Reflexus: El mal se esconde en la oscuridad”.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

Tengo muchos libros que me impactaron, pero si debo elegir uno, sería “Drácula” de Bram Stoker. Cuando me encontré con ese libro di con un hito en la literatura de terror y por supuesto me deslumbró. Me enamoró desde un principio su ambiente gótico, su seducción perversa y esa busqueda en los misterios de la mente, entre abusos, asesinatos y componentes sobrenaturales. A tal punto me fascinó esa novela, que continuo siguiendo sus historias en los libros actualmente publicados de Dacre Stoker, el sobrino biznieto del escritor.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Tengo varios, me gusta Anne Rice, Stephen King, John Saul, Thomas Harris.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

Crowley el diablo de “Good Omens” de Terry Pratchett y Neil Gaiman.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Me gusta llevar un orden bastante estricto, ahí es donde entra mi libreta de apuntes llena de Posit, pegatinas, marcadores, fichas de personajes, esquemas y clips. Además suelo escribir de noche, por lo general acompañada de mis gatos, mis caramelos de frutas y “Crónicas Vampíricas” o “Los Originales” de fondo en la televisión. Para leer ya es otra historia, necesito estar en silencio, por lo general busco la comodidad del sofá y prefiero leer en papel.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

El salón de mi casa es mi oficina, mi biblioteca, mi mundo creado donde me refugio.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir? ¿Por qué?

Para escribir prefiero la noche, es el momento que más tranquila estoy, cuando se terminan las responsabilidades y puedo dejar volar mi imaginación.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Todos los que he leído. Cada escritor que pasa por mi vida a tráves de sus libros, me va influenciando en mi trabajo como escritora, me mejora, me transforma.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Soy una amante de la fantasía oscura y del terror, aunque leo géneros variados.

¿Qué estás leyendo ahora?

Ahora estoy comenzando uno de los últimos libros publicados de Stephen King, llamado “Después” mientras que termino la excelente novela de mi amigo Javier Canito llamada “Paulo. Historia de un espurio”.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

Estoy trabajando en una novela ambientada en España en 1945 dentro del género de fantasía oscura.

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Siempre libro físico. Yo creo que principalmente es algo sentimental, como el olor a libro nuevo o el tacto de las hojas o la firma del autor con una bonita dedicatoria con tu nombre en la primera página. Ni hablemos si somos capaces de encontrar un libro antiguo, una novela clásica con las hojas amarillas y la cubierta un poco deteriorada. Para mi el libro físico, es magia palpable.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Creo que tiene muchos papeles, todo lo que queramos desempeñar, el límite lo ponemos nosotros mismos. Gracias a Internet, el abanico de posibilidades que hay es infinito. Con la aparición del blog y las redes nació una nueva generación de escritores, que vamos aprendiendo diariamente con la convivencia de las tecnologías.

Que tenemos muchas más posibilidades de que el mundo nos escuche y que sepa que existimos, que estamos ahí. Por eso creo que hoy en día el papel que juega el escritor es más importante que nunca, porque tenemos los medios para que se nos lea, ya sea para reivindicar, criticar, razonar o entretener.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

Creo que depende de que tipo de escritor sea. No es lo mismo un autor que quiere hacer una historia reinvindicativa sobre un tema que afecta a su época, a uno que escribe fantasía o ciencia ficción. Pero basicamente lo que nos diferencia es la época en la que vivimos. Todos los escritores queremos expresarnos y que se nos lea.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

Absolutamente nada, gracias a mi historia soy así.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritora?

No sé que me falta experimentar, si estoy segura que me faltan horas y horas de escritura para perfeccionar mi estilo y superarme a mí misma.

¿Qué piensas que te favorece como escritora?

Mi imaginación, soy experta en mirar musarañas y de allí salen todo tipo de historias.

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

Leer, leer y leer. Leer lo que os gusta, lo que os atrapa y lo que no podéis parar hasta el final. Si esta actividad la estáis haciendo por placer, no perder el tiempo en lecturas que no os llama, porque puede volverse tedioso. No tengan miedo ni vergüenza de dejar un libro a medias porque no conectaron con él, aprovechar ese tiempo en una lectura que les resulte gratificante.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

Redes sociales:

https://www.instagram.com/nataliacarnalesautor

https://www.facebook.com/profile.php?id=100071531310188

https://www.youtube.com/channel/UCYFT5RI7Pr_tbPQD1JOfBvA

Link de mis libros:

Reflexus: El mal se esconde en la oscuridad

Relatos y otros cuentos:

RELATOS CORTOS: La espera, por Silvina Sant.

Hacía tanto frío que el vapor de la respiración se congelaba en el aire.

Me dolía la nariz y las puntas de los dedos.

Corrí lo más rápido que pude, pero llevaba mucha ropa y me costaba moverme.

No sé qué pasó. Terminé en este lugar oscuro con una niña observándome. Después de estudiarme se acercó hasta donde yo estaba sentada.

—Me llamo Camila —dijo mientras se acomodaba a mi lado.

—Mariel —contesté.

La niña sonrió, estaba vestida con ropa de verano, y si bien allí en ese lugar no hacía frío, afuera sí, porque el invierno había llegado más crudo que de costumbre y hacía unos días que no paraba de nevar, el lago se había congelado y los chicos ya iban a patinar, el paisaje estaba completamente blanco. No entendía cómo era que esa chica no había sentido frío con su vestido liviano.

—¿Qué lugar es este Camila? —pregunté después de pensarlo mucho, no quería parecer una niña rara con aquella consulta, pero la verdad es que no lo sabía.

—La casa del hombre.

—¿La casa del hombre? ¿De qué hombre?

Camila se alzó de hombros.

—No sé cómo se llama, le digo el hombre.

—¿Qué hacemos acá? —volví a preguntar.

—No lo sé, él no me lo dijo. No me habla. Había otras chicas pero ellas se fueron.

—¿Las pasaron a buscar los padres?

—No creo.

El ruido de pasos  interrumpió la conversación, la niña se llevó el dedo índice a los labios en señal de silencio, y me indicó que mirara a través de una hendija entre las maderas del suelo. El hombre estaba allí abajo. Echó leña a un hogar que había, se frotó las manos, llevaba guantes de lana sucios y rotos. Acomodó algunas cosas que traía en una bolsa y se tiró sobre un catre a dormir. Me resultó extraño, no creía haber visto nunca a ese hombre, o… tal vez sí, una vez a la salida de la escuela. Me preguntaba qué hacíamos en su casa, que más que una casa parecía una choza, nosotras estábamos en una especie de entrepiso, no había ventanas allí, y se accedía por una puerta trampa sobre la que estábamos sentadas observando.

—¿Qué hace cuando sube aquí? —pregunté temerosa.

—No sube, nostras podemos bajar, yo soy de no hacer ruido, pero creo que de todos modos no me escucha.

—Tengo que preguntarle por qué estoy aquí, quiero que me lleve a mi casa —sentencié resuelta, mientras abría la puerta en el piso para bajar.

—Me llamo Alina —dijo la chica nueva, se la veía asustada.

—Alina no le tengas miedo, no nos va a hacer nada —comenté como para tranquilizarla, aunque hacía un momento había escuchado sus gritos, sabía que ella no recordaba lo que le había pasado. Siempre es así. Ninguna lo recuerda, ninguna sabe qué hace aquí o qué le pasó, todo se esclarece cuando llega la próxima.

Silvina Sant.

Todas mis redes LinkTree

silvinasantu@gmail.com

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Ada Miriam Lugo.

Ada Miriam Lugo es escritora independiente. Decidió dedicarse por entero a su amada familia, en la que se recrea viendo su sueño realizado en cada uno de ellos. Actualmente se dedica a escribir y a expresar su gusto por la literatura, así como a disfrutar y consentir a sus tres nietos.

CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR:

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

He leído muchos libros, pero uno que jamás olvidaré, fue cuando estudiaba en la universidad. Llamado Edipo Rey, del dramaturgo Sófocles 429a.C. Me fui mucho tiempo atrás, lo adquirí en una librería. Luego de leerlo tenía que pasar un exámen de la clase de Humanidades. Comparado con otros libros, encontré que tenía un contenido bastante trágico. A tal grado que luego de tantos años, todavía lo recuerdo. Mi experiencia sobre el libro fue que por más que trataron de cambiar su destino fatídico, siempre se encontraron con él y su final fue demasiado trágico.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste? Háblanos de lo que sucedió.

La primera historia que escribí, fue la historia de mi vida, siempre pensé que al escribir sobre ella, sacaría de mi corazón todo lo que había guardado por años. No contaba con el apoyo de mi esposo para poder publicarla, pues era una historia que nos pertenecía a ambos. Él nunca estuvo de acuerdo con que su contenido fuera difundido. Era una historia sumamente dolorosa y él no quería que recordara todo ese pasado nuevamente.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

El primer libro que me impactó fue el de Paula de Isabel Allende, porque trata del proceso largo de enfermedad de su hija hasta su muerte. Es un libro que le mueve los más profundos sentimientos al lector. Principalmente cuando tenemos hijos y sabemos cuánto se aman.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Mis escritores favoritos son: Gabriel García Márquez, Mario Benedetti, Pablo Neruda e Isabel Allende.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

El personaje del libro que me hubiese gustado ser, sería el que tiene el papel de buena persona, pues los personajes malos siempre son odiados por los lectores.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

La manía que tengo a la hora de escribir o leer es que me gusta estar sola para que nadie me interrumpa.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

Mi sitio predilecto para leer y escribir es en mi escritorio, aunque me gusta aprovechar las noches cuando mi esposo duerme para escribir bastante.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir? ¿Por qué?

Prefiero aprovechar las tardes, cuando ya mi esposo está bien entretenido viendo la televisión. Aunque a veces, si él me ve escribiendo o leyendo, él mismo calienta la comida y se sienta a mi lado a comer. Pero como dije antes, hacerlo cuando él está viendo la televisión o está dormido. Me gusta disfrutar de su compañía, de ahí viene parte de mi inspiración.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Yo diría que todos los que he leído, pero siempre hay unos que se distinguen por su estilo. En mi caso me gusta Mario Benedetti por su forma de escribir, por sus famosas frases sobre el amor, la vida y la muerte. Y Enrique Laguerre, (ya fenecido también) escritor Puertorriqueño por expresar muchos de los problemas sociales en sus novelas.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Mis géneros favoritos son: la novela corta y los relatos.

¿Qué estás leyendo ahora?

Actualmente estoy leyendo un libro de poemas de Sonia de la Fuente y algunos libros de compañeros escritores.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

En este momento, me estoy informando sobre estadísticas para lo que será mi segunda novela.

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Prefiero el libro físico, porque me gusta sentirlo en mis manos.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

El escritor del siglo XXI juega un papel muy importante. Mi opinión muy personal es que estamos luchando con una tecnología en juegos que distraen mucho a un posible lector, por lo tanto nos toca la tarea de no perder esa niñez, esa juventud que va subiendo, porque ellos serán los lectores del mañana. Tenemos muchos obstáculos en el camino, pero no serán imposibles de saltar.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

La diferencia entre el escritor de antes al de ahora, te diría, que el escritor de antes era más apasionado y más entregado a lo que escribía. El de hoy, incluyéndome, nos falta entregarnos un poco más. Hay talento de más, así que lo lograremos.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

Yo le cambiaría a mi propia historia lo qué pasó en mi niñez.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritora?

Como escritora me gustaría llegar a contar con más obras escritas por mí.

¿Qué piensas que te favorece como escritora?

Te diría que me favorece la amistad de todos ustedes mis compañeros y el tiempo que poseo para escribir.

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

El mensaje que le doy a los lectores es darle las gracias por apoyarnos y que sigan buscando en la lectura el conocimiento que necesitan para llegar donde quieran llegar. Hay libros para todos los gustos y edades.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

Instagram como Ada Lugo 4,

Facebook como Ada Miriam. www.Facebook.com/pages/c…;  

Mi blog personal https://adamiriam.blogspot.com/

Link de Amazon:

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a E. Calder (Emilio Calderón)

Escritor, editor, fotógrafo, diseñador y traductor originario de la Ciudad de México, Emilio Calderón vive en Cancún desde 2012. Es egresado de turismo del “Centre International de Glion”, en Suiza.

Asistió a diversos talleres y diplomados de escritura creativa, poesía, corrección de estilo y diseño; ha sido becario del Diplomado de Creación Literaria, impartido por el INBAL (Instituto Nacional de Bellas Artes, Literatura); y es un ávido autodidacta.

Hace varios años comenzó a colaborar de manera eventual con Alejandra Flores en Librélula editores, en donde ahora labora de tiempo completo, como editor, maquinador y tallista.

Escribe bajo el seudónimo “E. Calder “, con el que publicó “Labios rojos”, en la antología “Dispersión” de Colectivo Colectivo; “El guitarrista”, en la revista Tropo a la uña; la antología “Los filos del bisturí”, en donde comparte páginas con otros ocho autores; y prepara dos libros de cuentos cortos, uno colectivo y otro en solitario.

CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR:

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

¡Wow! De eso ya hace más de cuatro décadas, así que no recuerdo cual fue el primero que leí en español, pero si puedo decir cual fue el primero en inglés, y lo que cambió mi manera de leer para siempre.

De los primeros libros que recuerdo (y que aún conservo) son “El corsario negro” de Emilio Salgari, “Las tribulaciones de un chino en china”, de Julio Verne y “Robinson Crusoe” de Daniel Defoe.

El primer libro que leí en inglés fue “Ivanhoe”, de Walter Scott. Lo comencé en español, pero un profesor me dijo que podía leer en su clase si lo sacaba en inglés, y eso fue lo que hice. Al regresar a casa le pregunté a mi mamá si teníamos libros en inglés y ella me mostró toda una sección en sus libreros, e incluso me sugirió algunos.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste? Háblanos de lo que sucedió.

Siempre que pienso en esa historia me trae recuerdos dulce-amargos. Era una tarea para la clase de redacción en la preparatoria: escribir un cuento de por lo menos cinco páginas. Me costó un poco de trabajo comenzar, pero una vez que me metí en la historia no podía parar. Después de veinticinco páginas tuve que hacer un final un poco apresurado porque tenía que entregarlo al día siguiente y aún tenía que imprimirlo y encuadernarlo.

En esa época teníamos una impresora de matriz y sólo contaba con hojas dobles (con papel carbón entre ellas). Empasté ambas copias (original y copia al carbón) y entregué una a la profesora. Me calificó 7 (sobre 10), y escribió “copia”. Siempre me quedé con la duda de si la calificación podría haber sido más alta si hubiese entregado “el original” y no la copia al carbón.

Después de varias mudanzas, nunca supe donde quedaron el original ni la copia.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

Me fascinaron los libros de Emilio Salgari (aún conservo una colección de 20 tomos que me regaló un tío cuando cumplí 15 años). Eran de piratas y aventureros en tierras y épocas emocionantes.

A los 17 leí “Frankenstein”, de Mary Shelly y “The Shining” (El resplandor), de Stephen King (ambos en inglés) y eso me llevó a seguir a King durante años.

Pero hubo una historia que comencé al ver una película (que luego supe que estaba basada en un libro), que continué de inmediato con el segundo libro. Me tomó 30 años terminar la serie de siete libros de “Los hijos de la tierra”, de Jean Auel, porque es el tiempo que ella tardó en escribirlos. He leído los siete libros cuatro o cinco veces, y los volveré a leer.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Creo que han ido cambiando a lo largo de mi no tan corta vida. Ya hablé de Emilio Salgari, que no he leído en muchos años, pero también están Zane Gray, Alejandro Dumas, Julio Verne, Jean Auel, Jeffrey Archer, Tom Clancy, Michael Crichton, John Grisham y Stieg Larsson.

Y por el lado de la fantasía puedo citar a Barb y J.C. Hendee, J. K. Rowling, George R. R. Martin, Patrick Rothfuss, Django Wexler y Marion Zimmer-Bradley.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

Me debato entre varios, pero los primeros que vienen a mi memoria son Lord Kennard Alton, que aparece en varias de las novelas de Darkover de Marion Zimmer Bradley; El Corsario Negro, de Salgari; o el Capitán Nemo, de 20 mil leguas de viaje submarino, de Verne.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Algunas. Soy muy perfeccionista, así que en ocasiones me regreso varias veces a la oración o párrafo anterior (o reacomodo oraciones y párrafos) para asegurarme de que todo esté “perfecto” en la primera bajada, aunque sepa que voy a volver al texto y lo voy a modificar y/o reescribir varias veces hasta que finalmente quede de mi agrado.

Casi siempre necesito tener algo de beber a la mano (café, té, aguas frutales y, en ocasiones, bebidas espirituosas). En ocasiones uso música para entrar en el mood de la historia.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

Puedo leer en cualquier sitio. En una época hasta leía caminando al trabajo.  Y para escribir, un lugar muy ruidoso o uno muy silencioso. Si hay mucho ruido o nada, me puedo concentrar, pero si puedo distinguir conversaciones, entonces me distraigo.

Ahora escribo sentado sobre mi cama, con la máquina en mi regazo y las piernas sobre almohadas, o sentado en el comedor de mi departamento. Antes de la pandemia también  iba a algún café o a un centro comercial. Cuando hacía esto, en ocasiones compraba un boleto de cine para una función dentro de dos o tres horas, ponía la alarma del celular quince minutos antes de la función y me sentaba a escribir. Usualmente esos eran momentos muy productivos.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir? ¿Por qué?

Me ha dado por temporadas, dependiendo de mis horarios laborales. Generalmente me gusta el silencio de la noche, que me permite concentrarme más, pero no puedo negar que soy más productivo si escribo temprano por la mañana (siempre y cuando haya descansado bien).

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Es difícil poner uno solo, pero puedo decir que he aprendido muchas cosas de varios, no solo al leer sus obras, sino al escucharlos en entrevistas, conferencias o paneles de “expertos”. Algunos de ellos son Brandon Sanderson (he visto sus clases en línea varias veces); Stephen King (de quien también tengo su libro “Mientras escribo”); Geroge R. R Martin (de quien he aprendido caracterización y a matar a los personajes), Patrick Rothfuss (que utiliza una increíble técnica para enmarcar una historia dentro de otra); y Barb y J. C. Hendee (una pareja de autores de fantasía de los cuales aprendí cómo ser más claro al momento de cambiar el punto de vista del narrador, en obras con narradores múltiples).

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Leo casi de todo, pero lo que más me gusta es la fantasía, en todas sus variantes (oscura, épica, alta o baja, de portal, urbana…). Una de las ventajas de la fantasía y de la ciencia ficción es que en ellas puedes encontrar historias de todo tipo de géneros, pero con magia, dragones y/o maravillas tecnológicas nunca antes vistas. Pueden ser crítica social, historias de amor, de aventura, tragedias, detectivescas… No hay límite en lo que puedes encontrar en ellas.

¿Qué estás leyendo ahora?

Estoy leyendo tres libros a la vez, algo que no hago con frecuencia. Before you know kindness, de Chris Bohjlian, que comienza con un asesinato perpetrado por una niña, pero no se sabe cual de las dos primas lo hizo ni porqué; “Luces del Norte, La brújula dorada” de Philip Pullman; y, para un taller de crítica literaria, “Sobre los huesos de los muertos”, de Olga Tokarczuc (escritora polaca ganadora del Nobel en literatura), pero debo confesar que no me atrapa del todo.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

Uff. Tengo la tendencia a trabajar en varias cosas a la vez. Así, si me atoro en una, puedo continuar con la otra. En este momento estoy trabajando en dos libros de cuentos cortos y una novela de fantasía.

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Prefiero leer en físico, porque puedo hacerlo en cualquier sitio y en cualquier posición, además de que no me lastima el constante brillo de la pantalla, aunque de vez en cuando me animo a leer en digital.

Para lo que escribo, sé que hay lectores de todo tipo, así que pretendo tener las tres versiones: pasta dura, pasta suave y libro electrónico. Entre más formatos disponibles, mejor para los lectores… y para las ventas.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Creo que eso depende de cada escritor. Habrá algunos qué utilicen sus obras para hacer crítica social, mientras otros buscarán entretener. Cada uno encontrará a su público.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

¿Quienes son los de “antes”? Realmente eso queda muy amplio, porque podemos hablar de muchísimas épocas, las cuales han tenido sus propias modas, sus propios estílos, sus propios temas. También podemos hablar de distintas geografías. No es lo mismo hablar de los rusos, los anglosajones o los latinoamericanos, y ya no digamos de los asiáticos o africanos.

Todos son diferentes y todos tienen sus méritos. Lo que sí puedo decir es que ahora hay muchísima más competencia y, con la posibilidad de la autopublicación, no todos los textos tienen la calidad que el lector espera.

La competencia es buena, y entre más nos profesionalicemos, más control podremos tener sobre nuestros textos, sobre nuestra carrera como escritores. Por otro lado, no importa si publicas de manera independiente o a través de una de las grandes editoriales, ahora también tenemos que convertirnos en expertos en marketing, para tener mayores posibilidades de triunfar.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

De mi historia personal: Me hubiese gustado saber que existía la posibilidad de vivir de los libros,(escribirlos, editarlos, maquetarlos, diseñarlos), antes de elegir una carrera.

De mi primer libro inconcluso reduciría la cantidad de personajes que cuentan la historia (acababa de leer Juego de tronos); del segundo libro inconcluso me gustaría haber tenido el final en mente antes de comenzar a escribir la historia, me habría ahorrado muchos dolores de cabeza.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritor?

El éxito en las ventas. ¡No se rían, que es en serio! He estado tan enfocado en mejorar en la escritura que no me había permitido publicar nada que no estuviese “Listo para consumo humano”, además de que soy medio antisocial, por lo que no había cultivado una red de seguidores. Eso tendrá que cambiar para que pueda tener éxito en las ventas.

¿Qué piensas que te favorece como escritor?

Soy versátil y me gusta experimentar con nuevas maneras de contar historias, combinar tipos de narrador, abordar distintos géneros. Además, No tengo problemas para crear personajes totalmente diferentes a mí, y diferentes entre sí. Me gusta crear protagonistas femeninos, niños, ancianos, religiosos y ateos…

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

No todos los que escribimos tenemos las mismas metas: algunos deseamos poder vivir de lo que escribimos, otros solo quieren ser leídos y otros simplemente desean plasmar para si mismos las historias que tienen en su cabeza.

Sea cual sea tu motivación para escribir, está bien. Pero recuerda que, si compartes un texto, comparte la mejor versión de ese texto que te sea posible. Todo lo que compartes está sujeto a crítica y, si tú o tu texto no están listos para dicha crítica, esta puede ser devastadora.

Si eres de los que quiere escribir mejor, ya sea porque quieres vivir de ello, o porque quieres hacer el mejor trabajo posible, sugiero entrar a talleres de escritura, ver videos de técnicas y consejos, acercarte a grupos de crítica (de preferencia presenciales) y, sobre todo, lee mucho y escribe mucho. Lee en varios géneros, lee a muchos autores, y escribe de todo. Practica diálogo, practica descripción, practica caracterización… Si te es posible, escribe un cuento a la semana. Es imposible tener 52 cuentos malos en un año.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

FB: http://www.facebook.com/ECalder.Writer

Twitter: https://twitter.com/ECalder_writer

IG: http://www.instagram.com/e_calder_writer/

email: ec@ecalder.com /

            www.ecalder.com (próximamente)

Mi primer texto “publicado” fue “Labios rojos”, que salió a la luz en la antología “Dispersión”, una edición “cartonera” con un grupo de jóvenes escritores cancunense. (https://issuu.com/cartonerahortera/docs/dispersion/43). 

“El guitarrista”, fue el primer texto publicado en la revista literaria Tropo a la uña. (https://issuu.com/centrodecreatividadliteraria/docs/nuevaepoca_tropo_08/21).

Mi primera participación con fotografía, textos, edición, traducción y maquetación de revista fue para Cancun Sports, un proyecto de revista deportiva que, lamentablemente, solo tuvo una edición. (https://issuu.com/cancunsportsmagazine/docs/cs_tomo_1_issu).

Y finalmente, mi primer libro (en colectivo) se llama “Los filos del bisturí”, en donde aparecen 10 textos míos, junto con los de otros ocho escritores, disponible en Amazon. (https://www.amazon.com.mx/Los-filos-del-Bistur%C3%AD-Antolog%C3%ADa-ebook/dp/B08XYBNN4C

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Mario Eduardo Ángeles.

Mario Eduardo Ángeles (Querétaro, 1978). Poeta, ha publicado las plaquettes «Primero me siento, luego escribo», «A mal abierto olas de pus» y «Poesía viva y a todo color»; y los libros de poesía «La vida roza», «Yo, este era una vez»; actualmente se encuentra promoviendo su último poemario: «Exposición del Yo Poeta».

CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR:

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

Las fábulas de Esopo cuando era muy pequeño, era un libro de pasta dura, papel cuché con ilustraciones a color, mis recuerdos son muy vagos pero llenos de placer y alegría, son de esas cosas que no recuerdas los detalles solo que pasó y que de seguro lo debiste de disfrutar mucho puesto que te pones de buenas con solo evocarlos (los recuerdos). Por lo mismo, no recuerdo cómo llegó a nuestras manos, compartía padres con dos hermanos y dos hermanas más, de lo que sí es que yo era el único que lo disfrutaba.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste? Háblanos de lo que sucedió.

Tenía catorce años y se lo escribí a una compañera de clase de la que estaba muy enamorado, ella era tres años más grande que yo, muy guapa, por lo que me sentía muy intimidado, no obstante éramos muy amigos puesto que compartíamos gustos melancólicos.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

Demian de Hermann Hesse; porqué aún era adolescente y me identifiqué con Emil Sinclair, tal vez no tan literalmente, pero sí en su esencia.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Etgar Keret, Roald Dahl, Paul Bowles, Nicanor Parra, Kenzaburō Ōe (solo por mencionar algunos).

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

No tengo ninguno de mi preferencia, cada que agarro un libro siempre me identifico con alguno, pero tanto como querer ser un personaje en particular se me hace un exceso de romanticismo.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

No, yo digo que ninguna, pero eso lo pueden decir mejor las personas con quienes vivo.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

Actualmente tengo mi movilidad limitada así que no estoy para ponerme exigente en cuanto a lugares; pero sí admito que disfruto mucho de leer en el amanecer, con vista al exterior y después de un noche con mucha lluvia, en amaneceres nublados y con un gran concierto de aves en libertad. No me gusta verlas enjauladas.

Para escribir, en cualquier momento, si me llega una idea y tengo la manera de registrarla lo hago, muchas veces esos mismos arranques me llevan a terminar toda una historia de un solo jalón.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autor?

Nicanor Parra y Etgar Keret.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Poesía.

¿Qué estás leyendo ahora?

TODO LO BUENO ES LIBRE Y SALVAJE de Henry David Thoreau, LOS ÚLTIMOS Y OTROS RELATOS de Rainer María Rilke, EL VINO DE LA JUVENTUD de John Fante, LA ENFERMEDAD DE ESCRIBIR de Charles Bukowski, YO SOY UNA SEÑORA de Jaime Bayly y SOLO de August Strindberg. Estos son los libros que actualmente estoy leyendo, no soy de los que acostumbran empezar un libro y no soltarlo hasta terminar, yo más bien soy de leer según el humor que tenga en ese momento y según las ganas de la historia que quiera vivir, igual, en ese momento. Me gusta tener opciones literarias, disfruto mucho la diversidad.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

Igual, según el humor que tenga, no comienzo a escribir sobre un proyecto premeditado, sino escribo y cuando tenga material suficiente armo el libro, así que por lo mismo tengo material poético, cuentos y relatos cortos, memorias, diarios, etc.

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Prefiero los libros digitales, por lo práctico y cómodo de cargar con ellos; a mí no me pone el aroma de los libros impresos, en ese sentido no soy fetichista, estoy muy consciente que todos eso de los aromas consisten en la mezcla del papel y la tinta y su degradación.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Diría que hay un exceso de escritura ahora, pero lo mismo ha sucedido en distintos momentos de la historia, si no  fuera así Cervantes nunca hubiera escrito un DON QUIJOTE.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

La tecnología.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

La reescribiría, de principio a fin.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritor?

Nada, actualmente no escribo por gusto sino porque me aburro, como ya lo dije antes, mi movilidad es limitada lo que me hace casi imposible que siga siendo el mismo andariego que era antes, viviendo y disfrutando de la vida, y soñando con algún día ser escritor, era mucho mejor soñarlo que tener todo el tiempo del mundo para serlo.

¿Qué piensas que te favorece como escritor?

Lo sensible que he sido toda mi vida, el cúmulo de experiencias que he tenido y saber externarlas al lector.

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

Que leer es todo un viaje, una buena parte de escritores preferirían seguir siendo lectores; escribir quita un tiempo muy valioso de lectura.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

Por mi correo: marioeduardoangeles@gmail.com

https://www.facebook.com/moeduardoangeles/

https://www.facebook.com/eltestaduro

https://elescritoriodemario.home.blog/

https://latestadura.wordpress.com/

Muchas gracias por participar.

Gracias a ustedes por la entrevista.

SECCIÓN “CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR”: Entrevista a Isa Hdez.

Isa Hdez. nació en La Palma (1952), y reside en Tenerife. España. Es enfermera de profesión, jubilada. Abogada NE. ICATF desde 2013. Tiene un Máster en Escritura y Narración Creativa .Grupo Esneca y Escuela Europea des Arts. (2017 a 2018). Ha tomado talleres y cursos de escritura (2017 – 2018). Grupo Editorial Naveus y Udemy. y ha participado en varias antologías. Ha colaborado en Revistas locales, nacionales e internacionales, a través de las RRSS, con reconocimiento de diploma finalista y de participación.

Publicó su primera novela: “El viaje de Alba Bernal”, oct. 2019. Ed. Letrame. Segunda edición, febrero, de 2021 y “Cuentos y relatos de mis noches”. Ed. Letrame,  diciembre de 2020.

CONOCE AL PERSONAJE, CONOCE AL ESCRITOR:

¿Recuerdas el primer libro que leíste? ¿Te lo regalaron? ¿Qué sucedió? Cuéntanos tu experiencia.

No lo recuerdo. Fue en la escuela y hace muchos años. De lo que sí tengo conciencia es que recuerdo leer muchos cuentos a principios de los años 60: Garbancito, El gato con botas, Caperucita.  Los que más recuerdo: Platero y yo, Marcelino pan y vino, la Cenicienta, …  Leía en la escuela, y todo me impactaba, sentía mucha curiosidad, soñaba con los personajes como si yo fuera uno de ellos y me inventaba historias, siempre era la protagonista de mis historias.

¿Recuerdas la primera historia o el primer poema que escribiste? Háblanos de lo que sucedió.

Comencé a escribir poesía a los chicos en la escuela, cuando me gustaba alguno, pero las guardaba para mí, me daba mucha vergüenza que se enteraran. También escribía a otras compañeras las poesías para sus chicos.

¿Cuál fue el primer libro que te impactó y por qué?

La Metamorfosis. Fue algo impactante. No estaba preparada para ese libro a la edad que lo leí. La transformación de Gregorio Samsa me impactó. Más tarde lo releí y me volvió a impactar. Me enganché a Kafka.

¿Quién es tu escritor favorito? Puedes mencionar varios.

Kafka. Hesse. Cortázar. Borges. Lessing. Delibes. Montero. Matute. Otros.

¿Qué personaje de un libro te hubiera gustado ser?

Me gustan infinidad de personajes, y los que yo creo en mis novelas y en mis relatos también. Pero ser yo uno de ellos no, aunque haya rasgos míos en bastantes más de los que quisiera.

¿Tienes alguna manía a la hora de escribir o leer?

Necesito estar completamente sola. Mi manía es revisar y revisar, y podar lo que sobra.

¿Tienes algún sitio predilecto para leer y escribir?

Suelo escribir las novelas en mi mesa de la cocina con libreta y bolígrafo. Después corrijo, podo y paso al ordenador.

Los cuentos o relatos y poesía lo escribo directamente en Word.

¿Prefieres alguna hora del día para leer y escribir? ¿Por qué?

Leo por la mañana, tras el desayuno. Y por la noche antes de acostarme.

Escribo novela, por la mañana antes de leer.

Relatos y poesía por la noche.

Es como una rutina establecida.

¿Qué escritor ha ejercido influencia en ti como autora?

Los que nombré antes y muchos más. Me gustan los escritores que dejan mensaje, y eso es una influencia de todos ellos en mí.

¿Cuáles son tus géneros favoritos?

Narrativo en novela y relato y cuento.

Lírico en poesía.

¿Qué estás leyendo ahora?

Siempre llevo dos libros a la par.

La buena terrorista de Doris Lessing.

Diarios (1910-1923) de Kafka.

¿Qué estás escribiendo en este momento?

Todos los días escribo algún relato corto o poema de verso libre.

Estoy preparando un poemario para publicar.

¿Libro físico o digital? ¿Por qué?

Libro físico siempre.

Me gusta tenerlo en las manos, lo disfruto.

Eso no quiere decir que desprecie lo digital que tantas satisfacciones me ha dado. Colaboro mucho en lo digital.

¿Qué papel piensas que juega el escritor en la sociedad del siglo XXI?

Fundamental. El escritor distrae, pero también cultiva a la sociedad. Se enriquece el lenguaje y se retrata la época social. El siglo XXI quedará marcado por la gran Pandemia mundial del Covid y sus consecuencias. Ya hay miles de historias plasmadas, y las que quedan por llegar. Los escritores ya se han volcado en ello. El confinamiento ha favorecido a los escritores, se han devorado libros por doquier.

¿Qué piensas que diferencia a los escritores de antes de los de ahora?

Seguramente el adelanto en la era digital. Ahora el escritor está más expuesto a crítica, pero también tiene más medios de hacerse conocer a través de las RRSS. Es una gran ayuda para los que empiezan.

¿Qué le cambiarías a tu propia historia?

Nada. La historia sucede tal cual tiene que suceder.

¿Qué piensas que te falta experimentar como escritora?

Muchísimo. Cada día de mi vida estaré experimentando. Leyendo descubro recursos literarios cada día de los diferentes escritores, y la vida también te los va mostrando a través de las experiencias y de las diferentes culturas que transmiten los autores en las RRSS.

¿Qué piensas que te favorece como escritora?

Me favorece la gran disposición de aprendizaje. La voluntad constante, y la enorme autodisciplina.

¿Qué mensaje quisieras darle a los lectores en este momento?

Que no se desanimen. Que lean y escriban a diario. Que se lancen a publicar y a recibir la crítica con humildad.

¿Cómo podemos ponernos en contacto contigo?

A través de mi página: www.Letrame.com/autores/isahdez/

IG: isahd_ez.escritora

Facebook: Isa Hdez

Muchas gracias por participar.

Encantada, muchas gracias por la entrevista. Saludos cordiales desde Canarias. España.

Mis dos libros publicados:

“Cuentos y relatos de mis noches”

“El viaje de Alba Bernal”

David, earth planet , knopfler and a humble man

Amante libros, música y viajes A bookworm and lover of tunes and wayfarer

Mémoire de marmite

Fines bouches françaises et mondiales

Relationship Insights by Yernasia Quorelios

Concerning All Types Of Relationships

O Outro Lado

Porque o melhor lado é o dentro

Dracul Van Helsing

The Life, Thoughts and Reflections of a Vampire Hunter

Sobre Monstruos Reales y Humanos Invisibles

El rincón con mis relatos de ficción, terror y fantasía por Fer Alvarado

El espacio de Chus

Un blog de rebote

MasticadoresInfantilJuvenil

Editora: Felicitas Rebaque

Galianaescritora

La diferencia entre leer y vivir un relato

POESÍA JAPONESA DE ELFICAROSA.

UN LUGAR DONDE ESCRIBO LO QUE SIENTE MI ALMA.

ℓα ροєѕια ροяτα ℓοиταиο - ροєτяγ gοєѕ Ꮠαя αωαγ 🇮🇹

ตαɾcօ ѵαssҽllí's ճlօց բɾօต 2⃣0⃣0⃣6⃣ – թօաҽɾҽժ ճվ sαճíղα , lմժօѵícα cαɾαตís , αlҽxís ցհíժօղí , αղղα ցմαɾɾαíα, lαմɾα բօɾցíα, cαɾlօ ցօɾí, ցíմsվ ճɾҽscíαղíղí♥ Quindicesimo anno ♥    

Raffaello Palandri's Blog

Coach, Writer, Speaker, MMQG Founder. Body, Mind, and Soul Healer.

Digital Empire

Questions You Should be Asking the World Around You

Skizzenbuch/Blog

Just another WordPress.com weblog

From Behind the Pen

Purpose Is The Key To Creation Manifested Through Vision!

Crea tu sitio web con WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: